jueves, 28 de marzo de 2013

Lo que pudo ser y no fue, pero terminó convirtiéndose en otra cosa (1/2)

Otra salida fotográfica, otras ilusiones... y durante la semana previa al evento el ritual de siempre: consulta de mapas, TPE, previsiones del tiempo, webcams…. Pero esta vez parece que tendré suerte, faltan pocos días para la escapada y la previsión del tiempo es simplemente perfecta: nevada reciente, mucho frío (bueno para esos detalles en el hielo), nubes y claros para todo el fin de semana excepto una nevada pronosticada para la tarde del domingo. Puesto que el viaje lo voy a realizar en solitario tampoco quiero correr grandes riesgos y asesorado por maese Antonio decido acercarme al Valle del Tena ya que me permite distintos encuadres fáciles (el más lejano a 2h de caminata del coche), sin riesgo de aludes y con cobertura de móvil en todo momento.

Como siempre ocurre cuando preparas las cosas bien, y sólo tienes una oportunidad, la previsión del tiempo se va torciendo por momentos, primero adelantan la nieve a la mañana del domingo, lo cual me estropea un amanecer, tampoco es un desastre, luego se adelanta para la tarde del sábado, lo cual empieza a ser un engorro y finalmente la adelantan para la mañana del mismo. Con lo que todas mis opciones se reducen a la tarde del viernes y quizás el amanecer del sábado. Pero como ocasiones para escaparme un fin de semana entero tengo más bien pocas decido seguir adelante con la aventura y probar suerte con los elementos.

Al llegar a la zona de Sallent de Gállego descubro que hay poca nieve en cotas bajas, quedando automáticamente descartado el encuadre que había previsto para el atardecer. Decido aprovechar las horas que me quedan hasta el atardecer para subir al ibón de Piedrafita y explorar la zona para el amanecer pues al día siguiente tendré que realizar el ascenso de noche y no me quiero perder. Una vez arriba descubro que el ibón está totalmente cubierto, no queda ni rastro de su presencia, pero con un poco de persistencia encuentro algunas texturas en la nieve que pueden llegar a funcionar muy bien. Este tipo de exploración en nieve siempre me resulta de lo más estresante pues tienes la continua sensación/paranoia de que si abandonas la pisada principal dejarás marcas que te estropearán encuadres buenísimos que todavía estás por descubrir. Terminada la exploración me acerco a la zona del Midi donde tenía originalmente previsto el atardecer del sábado. Subiendo a Formigal descubro que el puerto del Portalet está cerrado, así que tengo que dejar el coche en la estación de esquí y continuar el trayecto a pie, todo sea por una buena foto pienso yo... A estas cotas el paquete de nieve que hay es impresionante, incluso llevando raquetas tengo algunos problemas en las subidas más empinadas. Una vez en la localización elegida veo como la previsión del tiempo vuelve a fallar estrepitosamente y las nubes compactas anunciadas en realidad son 4 cirros altos de poca presencia. En esta salida me está fallando todo, aunque tampoco hay que atormentarse por ello, disfruto de la naturaleza e intento sacar provecho de lo que me encuentro.

Lo primero que más me seduce son los volúmenes creados por el sol bajo en el horizonte, así que juego un poco con las luces y las sombras buscando una compo que realce la sucesión de planos y las texturas.


PASTEL DE NATA
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 30mm, trípode, nivel burbuja, sin filtros.
1/500s; f/11; ISO100.

Aquí retomo la paranoia de las pisadas en la nieve y dando extraños rodeos trabajo la zona lo mejor que puedo. El sol se pone y sin tiempo a encontrar nada mejor realizo este encuadre:


GÉLIDO ATARDECER
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, sin filtros.
Fusión manual de tres imágenes:
Para el cielo: 1/500s; f/18; ISO100.
Para el plano medio: 1/200s; f/18; ISO100.
Para el primer plano: 1/125s; f/18; ISO100.

Con el sol ya oculto tras las montañas me quedan unos minutos hasta que el cielo se pinte, así que trabajo detalles en la nieve esculpida por el viento. Se trata de esas fotos que sabes que funcionarán una vez subas el contraste durante el postproceso porque en el LCD de la cámara aparecen totalmente planas.


OTROS MUNDOS
Canon 5DmkII, Canon 70-200 a 121mm, a pulso, sin filtros.
1/200s; f/13; ISO320.


LA BUENA ONDA (Actualizada con algo más de contraste)
Canon 5DmkII, Canon 70-200 a 93mm, a pulso, sin filtros.
1/200s; f/13; ISO320.

Al final el cielo no se pinta, pero vuelvo a un encuadre que había encontrado e intento destilar lo mejor del momento.


EL DOBLE PICO
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, sin filtros.
1/10s; f/18; ISO100.

Doy la sesión por terminada, y vuelta al coche. Y como esto se alarga un poco creo que aquí lo dejamos por hoy… en la siguiente entrada el resto.

viernes, 1 de marzo de 2013

La Catedral

Con una previsión de nubes y fuerte viento me decidí a probar una panorámica de Montserrat, y ya que la previsión era buena aposté el todo por el todo y opté por esta localización a contraluz. Al final resultó que no fue tan espectacular como mi mente se había dibujado pero lo cierto es que presencié un bonito amanecer.


LA CATEDRAL
Canon 5DmkII, Canon 24-105 a 24mm, trípode, nivel burbuja, sin filtros.
Unión manual de dos tomas: el cielo a 1/5s; f/9,0; ISO100.
el primer plano a 0,4s; f/9.0; ISO100.