miércoles, 28 de noviembre de 2012

Otoño Zen

Una salida con amiguetes, más lluvia de la deseada, buena charla, pocas fotos... hasta que descubro este encuadre:


OTOÑO ZEN
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 19mm, trípode, nivel burbuja, filtro polarizador.
1s; f/14; ISO250.

Se trata de una foto que tiene más trabajo del que pueda parecer, tampoco mucho, pero digamos que requirió de más decisiones artísticas de las habituales. Lo primero fue elegir el encuadre, altura para determinar la profundidad de la foto y movimiento lateral para marcar más o menos las diagonales. Con el encuadre claro me dediqué a jugar con distintas velocidades para ver cual marcaba más el recorrido de las hojas en el agua. Respecto al efecto "soft-glow" de la imagen es curioso porque durante el mismo día había estado probando de empañar la óptica durante los últimos segundos de la exposición para conseguir un efecto de ensoñación, pero como esta imagen requería exactamente de 1 segundo (por el tema de las trazas) no era posible empañar el filtro a media captura. Al final resultó que un mal limpiado del filtro polarizador acabó dando ese efecto "soft-glow" que andaba buscando. A partir de este punto sólo fue cuestión de repetir y repetir el mismo encuadre para después poder elegir la imagen con las mejores trazas.

Una de esas fotos que disfrutas trabajándola.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Ópticas, destellos y soles estrellados ***

Al final de la última sesión, una vez empezó a despuntar el sol decidí encaramarme un poco para coger una mejor perspectiva del grupo de rocas adentrándose en el mar. Recuerdo que en ese momento le comenté al colega Marc que si cerraba el diafragma pillaría un sol estrellado muy guapo, y el caso es que a eso dedicamos los últimos disparos de la mañana. Una vez terminada la sesión y mientras recogíamos los bártulos Marc me pregunta si le puedo enseñar mis fotos, le acerco la cámara y al verlas me dice algo así como "pues es verdad que no me engañabas"... Al preguntarle el porqué de esa afirmación me muestra sus fotos y no sin cierta sorpresa descubro que incluso tirando a f/22 no consigue sacar el sol estrellado. Ver fotos:


SOL ESTRELLADO CANON 16-35mm
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 18mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 2 pasos.
13s; f/16; ISO50.


SOL ESTRELLADO NIKON 16-35mm
Nikon D700, Nikon 16-35 a 20mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 2 pasos.
6s; f/22; ISO200.

El caso es que hasta ahora pensaba que conseguir más o menos destellos sólo era función del tamaño del diafragma, es decir cuanto más lo cerramos mayor difracción sufren los rayos de luz y más marcada es la estrella resultante, pero en vista de estas imágenes tiradas con dos ópticas de focal idéntica y en cámaras full frame está claro que hay algo más que entra en juego. Me da la sensación que el tratamiento anti flare que tiene el Nikon 16-35mm es el responsable de esto, pues una búsqueda en google de imágenes con flare tiradas con esta optica revela que apenas tiene flare del que ensucia la imagen (esos hexágonos de colores que suelen aparecer), lo cual está muy bien, pero también se aprecia que es muy difícil sacar buenas estrellas con ella.

Leyendo sobre el tema he descubierto que a parte de los tratamientos específicos que puedan tener las lentes para reducir el flare, también afecta el número de lentes que componen nuestro objetivo (a más lentes mayor oportunidad de que reboten los rayos en ellas y más flare del chungo). Otro factor importante y que afecta a la forma de la estrella es el número de aspas del diafragma. Las ópticas con número de aspas par generan estrellas con el mismo numero de puntas, las que tienen un número de aspas impar generan el doble de puntas. Una óptica con 7 aspas generará estrellas de 14 puntas, que quedan muy fotogénicas, mientras que una con 6 aspas genera estrellas de 6 puntas que se verán algo sosas. Podéis observar como en la foto tirada con el Canon 16-35, que tiene 7 aspas, el sol tiene 7 puntas en la parte inferior luego si se viera toda la estrella tendríamos 14.

Da la casualidad que los angulares que he tenido, el 17-40 y el 16-35 de Canon, ambos tienen 7 aspas y un tratamiento anti-flare no muy conseguido en comparación con el Nikon 16-35, por lo que son ópticas ideales para esta tarea. Por lo que he podido leer el 14-24mm de Nikon también genera muy buenas estrellas.

Nunca había caído en todo esto, pero sin duda alguna es algo que tendré en consideración si algún día decido cambiar de angular (cosa que dudo me pueda permitir con la nueva política de precios de Canon).

PD: Quizás os pueda interesar esta entrada antigua acerca de como edito este tipo de fotos.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Sinfonía marítima

La foto que hoy os muestro corresponde a uno de esos encuadres que un día descubres con mala luz pero que por más que vuelves a intentarlo nunca se dan las condiciones adecuadas. Este fin de semana con una previsión meteorológica de esas de todo o nada (85% de nubes) me decidí a probar suerte con esta compo que tanto se me ha resistido.

La imagen está tomada en la playa de Santa Cristina, un lugar no muy fotografiado, cosa que no acabo de entender del todo pues es una cala con gran potencial estético.


SINFONÍA MARÍTIMA
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 2 pasos.
2,5s; f/14; ISO100.

PD: Ya no me acordaba de lo bien que sienta pillar buenas luces... 8^)
PD2: ¿Alguien me sabría explicar porque la foto se ve distinta en el blog que en cualquiera de los portales donde la he subido? se trata del mismo archivo... esto sí que no lo entiendo.
PD3: Actualizada la foto por una versión más acorde con la edición original.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Atardecer desde Les Agudes

Tras un parón fotográfico de un par o tres de meses vuelvo a coger la cámara… poca cosa, salidas cortas, cuando se presenta la oportunidad, sin planificación ni previsión, vaya justo lo que no hay que hacer. Y el caso es que se nota en los resultados, más bien pobres y con una tasa de “keepers” muy baja.

El fin de semana pasado tuve una oportunidad de escaparme y encontrándonos en pleno otoño me decidí por el Montseny. Si bien mediante consulta popular en twitter me indican que los colores están algo apagadillos y la riera bastante seca, una visita a la webcam de Can Cervera muestra nubes bajas tapando el macizo cosa que termina inclinando la balanza y decido salir. En el último momento el amigo Xavi se apunta a la expedición.

A medida que vamos subiendo por la carretera de Santa Fe descubrimos que, como es habitual, las nubes sólo cubren la vertiente sud del macizo y para cuando llegamos a Santa Fe no hay ni rastro de nieblas. Con este panorama apostamos por subir a Les Agudes y maximizar así nuestras opciones: más color en los árboles, posibilidades de nieblas o en su defecto grandes vistas con buenos paquetes de cumulonimbus cubriendo el cielo. Otro factor importante es que el desnivel a salvar asegura la ausencia de otros fotógrafos, algo a considerar en los otoños del Montseny donde no sacar un trípode en el encuadre empieza a ser tarea difícil.

Al llegar arriba descubrimos que la mitad de los árboles no tienen hojas y que los que las tienen están algo verdes, aún y con esas un cielo de nubes bajas con fuerte viento promete una tarde divertida.


DESTERRADO
Canon 5DmkII, Canon 24-105 a 24mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 2 pasos aplicado en movimiento.
1/15s; f/16; ISO500.

Lo cierto es que las nubes se mueven tan deprisa que la sesión se vuelve un poco estrenaste, de esas en las que el paisaje evoluciona más rápido que nuestra capacidad para captarlo y el atardecer transcurre entre gritos de "mira lo que tenemos detrás!".


LA FACTORÍA DE NUBES
Canon 5DmkII, Canon 24-105 a 50mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 1 paso aplicado en movimiento.
1/40s; f/8; ISO500.

Entre ráfagas de viento vamos trabajando el atardecer, que resulta ser uno de esos que es más bonito de ver que de fotografiar.


DESTINO LA LUNA
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 20mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 3 pasos aplicado en movimiento.
1s; f/13; ISO100.

Y el caso es que terminamos viendo un cinturón de Venus bestial y hasta una tormenta eléctrica, pero volvemos a estar ante un paisaje espectacular que "no tiene foto", o como mínimo yo no se verla, que también puede ser.

Ya de vuelta comentamos que aunque los resultados no hayan sido muy buenos la excursión ha sido bien bonita. Después de una temporada en casa se agradece volver a sentir el viento en la cara.