martes, 31 de julio de 2012

Baños de Panticosa - Sallent de Gállego

Llevaba ya una temporada larga (muy larga) sin realizar una escapada estrictamente fotográfica, últimamente todas las sesiones eran producto de algún rato libre inesperado que dedicaba a jugar con aquel paisaje que tenía más cerca, sin grandes planificaciones, sin grandes pretensiones. Es por ello que cuando Enrique Fernandez me propuso una travesía fotográfica de 3 días por el Pirineo no lo dudé un segundo. La ruta propuesta era una parte del GR11 que une Baños de Panticosa con Sallent de Gállego, en cuanto a los detalles de la ruta tampoco me voy a extender mucho pues Enrique ya detalla toda esta info en su blog.

En un principio íbamos a ser cuatro: Enrique, Daniel Jara, Antonio M. Rua y uno mismo, pero por desgracia Antonio no se lo pudo combinar para venir. De todos modos creo que fue lo mejor para la expedición, si hubiera venido habría traído los cielos rasos con él! 8^).

Este tipo de salidas siempre tienen un carácter especial, pues son días dedicados exclusivamente a la fotografía, sin móvil, sin responsabilidades, sin preocupaciones... Son días en los que alineas cuerpo y alma en una misma actividad, donde te entregas a tu pasión y pierdes la noción del tiempo, donde te encuentras a ti mismo. De algún modo, también se convierten en una especie de reencuetro con la naturaleza, con nuestra parte más primitiva, el pasar unos días con tan sólo aquello que puedes cargar a la espalda te conecta con el paisaje de una forma especial.

Empezamos a andar el viernes después de comer y según lo planeado llegamos a los Ibones Azules con tiempo suficiente para preparar la sesión de tarde. Empieza el ritual fotográfico y aquí es curioso ver como cada uno afronta la sesión. Durante la fase de exploración las conversaciones se van haciendo cada vez más escasas hasta que al final cada uno termina por su cuenta, fiel a su instinto y a sus sensaciones. Yo inicio la tarde con una panorámica gobernada por el Vignemale, siempre me han atraído las panos de alta montaña y además es una muy buena forma de calentar motores.

PANO DESDE LOS IBONES AZULES
Canon 5DmkII, Canon 70-200 a 70mm, trípode, nivel burbuja, sin filtros.
Unión de 5 tomas horizontales tiradas a: 1/16s; f/16; ISO100.

La sesión avanza pero no encuentro un motivo con orientación sur-este que me atraiga lo suficiente. Las luces se ponen interesantes y sigo sin encuadre, para cuando las luces ya sólo pintan el Vignemale realizo esta foto más por obligación que por convencimiento, el momento es de una gran belleza pero se me escapa entre los dedos, la compo carece de narrativa.

VIGNEMALE AL ROJO
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, degradado hard 2 pasos.
5s; f/16; ISO100.

Pasada ya la buena luz encuentro una compo que me gusta, estas cosas van así... de todos modos la memorizo con la esperanza de tener un buen amanecer al día siguiente.

Nos ponemos a cenar y aquí es donde alucino con Enrique y su comida liofilizada! Y yo con unas barritas substitutivas de comida... eso sí, mientras ingiero mi insulsa cena pongo una cara de convencimiento absoluto que intenta ocultar mi miseria interior. Terminada la cena y la charla, como todavía estoy fresco, me dedico a intentar la misma pano de la tarde pero ésta coronada por la vía láctea. Digamos que las nubes y la contamianción lúminica ganan la batalla, así que me voy a dormir.

Cuando suena el despertador y salimos de la tienda nos gusta lo que vemos, vaya que sí! Pero como todavía quedan unos minutos para que empiece el espectáculo nos centramos a jugar con el reflejo perfecto que tenemos del macizo del Infierno.

INFIERNO REFLEJADO
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, degradado hard 3 pasos aplicado la mitad de tiempo.
5s; f/16; ISO320.

Avanzan las luces y como ahora sí que tengo la compo clara, vuelvo al sitio de ayer y ajusto el encuadre que visualicé el día anterior.

EL FLUIR DEL TIEMPO
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, degradado hard 3 pasos.
2s; f/16; ISO100.

Las nubes pierden color y me dedico a las primeras luces que pintan el macizo del Infierno.

YIN-YANG
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, degradado hard 2 pasos.
1,3s; f/16; ISO100.

Parece que esta sesión ha ido mejor que la anterior... Así que tras un buen desayuno nos ponemos en marcha, pues el día que tenemos por delante promete ser duro. Tras una laaaaaaaarga caminata por fin llegamos al lugar elegido para la acampada. El sitio no tiene el encanto de los Ibones Azules pero el grupito de cimas formado por el Llena Cantal, el Gran Facha y el Piedrafita confirman tener un enorme potencial estético, sólo se trata de encontrar un buen primer plano (o medio) que nos introduzca en el paisaje. Pero nada más llegar a Respomuso empiezan a entrar unas nubes por el barranco de Campoplano que nos tapan toda la perspectiva. Mientras esperamos sentados monto el trípode e intento sacar provecho de la situación:

REFUGIO DE PIEDRAFITA
Canon 5DmkII, Canon 70-200 a 165mm, trípode, nivel burbuja, sin filtros.
1/100s; f/10; ISO100.

Tic, tac, tic, tac... las horas que pasan y las nubes que no se van ...tic, tac, tic, tac... Daniel no lo ve claro y se queda en la tienda, Enrique y yo nos vamos a explorar aunque sea tan solo para preparar la sesión del domingo. Parece ser que los espíritus de la montaña aprecian el esfuerzo y justo en el momento en que pasamos por una charca que Enrique buscaba y no encontraba se abren esas nubes que queríamos que se fueran y no se iban! Montamos el trípode a toda prisa y le damos caña al obturador.

EL CORO ALPINO
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 2 pasos.
Una toma con polarizador para resaltar las piedras del pp: 25s; f/16; ISO100.
Una toma sin polarizador para el resto: 4s; f/16; ISO100.

Hoy si que nos metemos en el saco con ganas, como mínimo un servidor, los km’s y los kg’s que llevamos a la espalda empiezan a pasar factura. Por cierto, a la hora de la cena repito mi cara de poker, creo que debo estar clavando el papel porque hasta Enrique demuestra un cierto interés y me pregunta acerca de donde conseguir estas barritas que tanto alimentan y tan poco pesan... 8^).

Tras una noche algo movida entre caballos, burros y bolsas de basura amanece totalmente raso, las nubes se han ido y con ellas mis esperanzas para el amanecer. Esta vez es Enrique a quien le da pereza y decide apurar un poco más en el saco. Daniel y yo nos vamos a la charca del día anterior, por hacer algo, aunque pasados unos minutos aparecen unas nubecillas justo por detrás del Gran Facha, para mí que vuelven a ser los espíritus de la montaña que recompensan nuestra fe ciega...AMEN! Afusilamos el momento y ya con el buen material en la tarjeta recuerdo comentar con Daniel aquello de: "Una foto buena por sesión es más que suficiente".

LA LLAMA
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 21mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 2 pasos.
6s; f/16; ISO100.

Dedicamos un rato más a charlar sobre nuestras vidas y cuando nos cansamos emprendemos el regreso a la tienda, por el camino nos encontramos con Enrique quien parece que finalmente se animó a salir del saco 8^).

Recogemos los bártulos y empezamos la etapa final de la travesía, el cansancio se hace notar, pero las charlas marujo-fotográficas amenizan el trayecto: que si yo imprimo sobre mate, que si fíjate el fotón que ha hecho este, que si la escuela americana, que si los libros de Blurb mejor que los de Apple, que si a Canon se le va la olla con los precios... y cascando cascando llegamos al coche, aliviados y a la vez apenados por llegar al final de un fin de semana tan intenso.

viernes, 13 de julio de 2012

Un bosque de serpientes

Pues como en la otra entrada ya quedó demostrado que se pueden fotografiar árboles que no sean hayas en la niebla, si os parece volvemos a las hayas, jaja!

Poco que contar: un cambio de planes, un par de horas de tiempo libre, el monte tapado,... y la cabra que tira al monte... Esta vez busqué una zona de bosque más salvaje y creo que poco fotografiada (eso si acaso que nos lo diga Urtzi). Como veréis las fotos van de serpeientes.

LA COBRA
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 1 paso.
1/8s; f/18; ISO800.

LA CULEBRA
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 1 paso.
2,5s; f/16; ISO200.

LA ANACONDA
Canon 5DmkII, Canon 16-35 a 16mm, trípode, nivel burbuja, filtro degradado hard 1 paso.
3,2s; f/16; ISO200.

miércoles, 11 de julio de 2012

Ejercicio de relativización

Hoy la entrada no va de fotografía, en estos días de profunda crisis (o avaricia) económica (o más bien moral) he creído más oportuno colgar una cita del gran astrónomo y divulgador científico Carl Sagan, y aunque muchos de vosotros ya la conozcáis creo que no viene mal una releída de vez en cuando, ayuda a templar el espíritu.

El texto es un comentario sobre esta foto tomada en 1990 por la sonda espacial Voayager 1 en su viaje hacia los confines de nuestro sistema solar. Está realizada a una distancia de 6000 millones de km de nuestro planeta. Los rayos que se aprecian son reflejos del sol en la óptica de la cámara, y como bien sabréis los lectores de este modesto blog eso es porque no pusieron un dedo tapando el sol 8^).


"Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. Ahí ha vivido todo aquel de quien hayas oído hablar alguna vez, todos los seres humanos que han existido. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cada cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada niño esperanzado, cada madre y cada padre, cada inventor y explorador, cada maestro moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y cada pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol. La Tierra es un muy pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de un lugar del punto sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra parte del punto. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestros posicionamientos, nuestra imaginada auto-importancia, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo ... Todo eso es desafiado por este punto de luz pálida. Nuestro planeta es un solitario grano de polvo en la gran penumbra cósmica que todo lo envuelve. En nuestra oscuridad -en toda esta vastedad-, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos. Dependemos sólo de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad, y yo añadiría que formadora del carácter. En mi opinión, no hay quizá mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amable y compasivamente, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que jamás hemos conocido."

Carl Sagan, 1934-1996.